Una privilegiada vista de nuestra terraza hacia el pacífico, nos invita a disfrutar de los diversos sabores y aromas que entrega nuestra variada carta.

Comenzar el día con buen café mirando hacia el mar, disfrutar de un almuerzo al aire libre, compartir unas tapas y unos tragos con amigos, es algo que se transforma en toda una experiencia en Puente Holandés.